domingo, 15 de febrero de 2015

Coplas del domingo. Carnaval: "En el Salón"

Copla de Antonio Casero para un domingo de Carnaval del año 1912. Fue publicada en el Heraldo de Madrid el 18 de febrero de aquel año, para ilustrar, con la particular ironía de don Antonio, una escena que discurre en un típico salón de baile durante las noches de Carnaval.

Los bailes de máscaras eran organizados por sociedades particulares y empresas de espectáculos. Así, el Círculo de Bellas Artes celebraba la fiesta en el Teatro Real; la Asociación de Escritores y Artistas en su sede, y la popular sociedad "La Bagatela" en el Gran Teatro. En todas las sedes del Centro de Hijos de Madrid se celebraron bailes de máscaras, siendo, quizá, los más animados de la Villa y Corte. También el Ayuntamiento madrileño aportaba lo suyo; pero aquel año 12 no tuvo un duro al haber suprimido el Impuesto de Consumos, y el carnaval público se vio un tanto deslucido.

El Carnaval privado era cada vez más boyante, y en su celebración se hacía indispensable el uso de antifaz o máscara. Ese anonimato daba licencia para todo tipo de desmanes, salvo en el caso de "Don Florentino", al que se conocía hasta por los andares. (Mi calle. Edgar Neville, 1960).





Coplas del domingo, por Antonio Casero

EN EL SALÓN
—¿Pero cómo has venido tan sola
á este baile, gallarda manola,
tal es el vestido
que tú has elegido
pa ceñirte con gracia, chiquilla,
á tu cuerpo la blanca mantilla?

¿A qué aguarda la moza de plante?
¿A que venga algún majo galante
á bailar con ella
por su buena estrella,
y á que yo aquí me quede, alma mía,
sin la moza que tanto quería?

Ven aquí, mascarita hechicera:
¿quieres tú que esta noche te quiera,
y baile contigo,
y sea tu amigo,
y mi boca junto á tu boquita
sólo te hable de amor, mascarita?

¿Quieres tú que te pida yo amores,
mascarita que hueles á flores,
y vas primorosa,
vestida de rosa,
que una rosa es tu cara y claveles
son tus labios que piden quereles?

¿Quieres tú detallar la habanera
que ahora van á tocar, á mi vera,
con tus piececitos,
tan chiquirrititos,
pues trajistes al baile, criatura,
por pinreles una miniatura?

¿Quieres tú que yo quiera y tú quieras,
que los dos nos queramos de veras,
que no es una cosa
tan dificultosa,
si tú quieres quererme primero,
y después yo quererte á ti quiero?

Quítate el antifaz, mi serrana,
pa que vea tu cara gitana,
que no me equivoco.
¡Camelo yo poco
de estas cosas! Me siento adivino
y admirando tu cutis tan fino,
á través de tu blanca batista,
yo quisiera ser corto de vista
pa no verte cosas
tan retepreciosas
que te veo, chiquilla, sin verte,
y me animan, morucha, á quererte.

Vamos, ven, mascarita hechicera,
¿quieres tú que esta noche te quiera
y sea tu amigo,
y baila contigo,
y mi boca, junto á tu boquita,
sólo te hable de amor, mascarita? 

Pero ¿cómo has venido tan sola
á este baile, gallarda manola,
tal es el vestido
que tú has elegido
pa ceñirte con gracia, chiquilla,
á tu cuerpo la blanca mantilla?

—¡Qué manola ni qué niño muerto.
¿Es que usté está miopi ú es tuerto
ú tonto negao
pa no haber chanao
de que yo no camelo quereles?
¡Soy un padre con cinco le reles
que al baila he venío
y estoy decidío
á salir en la Prensa mañana
si chanelo con otro á mi Juana!...
ANTONIO CASERO


© 2015 Eduardo Valero García (GARCIVAL) - HUM 015-004 ILUST


© 2015 Eduardo Valero García - HUM 015-004 COPLAS AC