jueves, 15 de julio de 2010

Panteón de los Hombres Ilustres. Antecedentes históricos


Madrid, ciudad en constante crecimiento, atesora una gran cantidad de edificios y monumentos que son herencia del trabajo y la ilusión de personas que pertenecen al pasado histórico de nuestra ciudad y de toda España.
Esos tesoros, de incalculable valor arquitectónico, permanecen gracias a la labor y el esfuerzo de Patrimonio Nacional, que, conjuntamente con otras instituciones oficiales, preservan su identidad para conocimiento y disfrute de todos los ciudadanos.
Historia Urbana de Madrid, con el apoyo de Patrimonio Nacional, ha elegido el Panteón de los Hombres Ilustres como uno de esos tesoros dignos de ser visitados.

Panteón de los Hombres Ilustres


Hablar de este legado es concentrar en un mismo espacio el ingenio de los artistas españoles, el tesón de las personalidades de la política, la creatividad en la arquitectura y el respeto y agradecimiento de la sociedad hacia los hombres que hicieron posible nuestras libertades.

Cercano a la estación de Atocha, por el Paseo de la Reina Cristina, (Barrio de Pacífico) y adosado a la basílica de Nuestra Señora de Atocha, se encuentra este monumento dedicado a preservar la memoria de ilustres hombres, donde mausoleos de incalculable valor artístico guardan sus restos en una atmósfera tranquila, rodeada de jardines y cobijados por una estructura que mezcla diversos estilos arquitectónicos en perfecta armonía.

Antes de comenzar a relatar los detalles del Panteón de los Hombres Ilustres es necesario, y de interés, conocer los hechos históricos previos a su construcción.

Antecedentes históricos
Del templo de Atocha a la Iglesia de San Francisco el Grande
Finalizada la Guerra de Independencia española (1808-1814), el convento de Nuestra Señora de Atocha se encontraba en un estado deplorable tras haber sido ocupado por las tropas francesas en 1808.
El convento pertenecía a la orden de los dominicos, que fueron exclaustrados en la desamortización del año 1834, dejando el edificio prácticamente en ruinas.





Posteriormente fue utilizado como cuartel de inválidos, encontrándose enterrados en aquel templo los restos mortales de algunos de sus directores y personalidades de la política.

Así lo cuenta Dionisio Chaulié en la 'Revista Contemporánea' de julio-agosto de 1883, en el artículo titulado 'Memorias íntimas' del apartado 'Cosas de Madrid':
-

El 6 de noviembre de 1837 las Cortes Generales votan un proyecto para hacer de la Iglesia de San Francisco el Grande un Panteón Nacional.
En 1841 la Real Academia de la Historia creará una lista de próceres y, por fin, en 1869, serán trasladados al ex convento de San Francisco el Grande las personalidades cuyos restos pudieron ser localizados.


En la revista 'La Ilustración Española y Americana' del 30 de octubre de 1915 se hace una reseña sobre el Panteón.


Los restos fueron depositados en la Iglesia de San Francisco, pero nunca llegó a construirse el Panteón, hasta que la Reina regenta Dña. María Cristina (viuda de Alfonso XII) decidiera derribar lo poco que quedaba de la Iglesia de Atocha y construir en aquel páramo una nueva basílica para venerar a la Virgen y un Panteón Nacional.



Bibliografía

Todo el contenido de la publicación está basado en información de prensa de la época y documentos de propiedad del autor-editor.

En todos los casos cítese la fuente: Valero García, E. (2015) "Madrid y Galdós. Discurso y la novela en el tranvía", en http://historia-urbana-madrid.blogspot.com.es/

• Citas de noticias de periódicos y otras obras, en la publicación.
• En todas las citas se ha conservado la ortografía original.

© 2010-2015 Eduardo Valero García - HUM 015-001 PANTEON
ISSN 2444-1325